Elección del equipo adecuado

Para efectuar una correcta elección del equipo a instalar, se aconseja realizar un cálculo que consiste en multiplicar el volumen del ambiente por el número de recambios de aire por hora necesarios para que una campana/purificador sea efectivo.

Ejemplo:
Una cocina con un volumen de 30 m3 necesita una campana que extraiga al menos 300 m3/h.

Versión Aspirante (con salida):

La campana/purificador extrae el aire y luego de retener la grasa lo expulsa al exterior por el conducto de salida.
Es la opción más eficiente y económica.
Se recomienda, siempre que sea posible, la instalación con salida al exterior, utilizando conductos de PVC o Zinc lisos.
Para asegurar un mejor rendimiento del equipo se recomienda que el recorrido hacia el exterior sea lo más corto y directo posible. Las curvas reducen la eficiencia. En caso de ser necesario se recomiendan que las mismas sean de 45º.

Versión Filtrante (sin salida):

La campana/purificador luego de filtrar la grasa, elimina los olores mediante un filtro de carbón activado, permitiendo el retorno del aire filtrado al ambiente de la cocina.

El filtro de carbón no está incluido en el equipo, a excepción del purificador ARIA OZONO.

Recomendación importante

La campana/purificador debe instalarse a una distancia mínima de 65 cm respecto de las hornallas para garantizar eficiencia y seguridad.

La altura máxima recomendada para que el rendimiento del equipo sea efectivo es de 75 cm.